Una cuestionada compra: EsSalud adquirió 1’174.800 pruebas rápidas a precios excesivos y a una sola empresa

Una cuestionada compra: EsSalud adquirió 1’174.800 pruebas rápidas a precios excesivos y a una sola empresa

Essalud adquirió directamente test serológicos de COVID-19 a una empresa por S/41 millones, a casi el triple de lo que el Estado ha comprado antes. La contraloría ya investiga este proceso.

Unidad de Investigación
El 75% de los casos positivos de COVID-19 en el Perú han sido detectados a través de pruebas rápidas. Entidades estatales como Essalud han apuntado a comprar más de estos test, a pesar de los cuestionamientos a esta estrategia.

El Comercio detectó que Essalud no solo ha adquirido test rápidos valorizados en US$10, a pesar de que Perú Compras –el encargado de las adquisiciones estatales– lo ha hecho por U$4 en los mismos meses. Además, una sola empresa, conocida por vender calentadores eléctricos, se adjudicó directamente S/41′000.520 por la compra de 1′174.800 kits de pruebas rápidas de origen chino, a S/34,90 cada una. Esta adquisición fue aprobada por la presidenta ejecutiva, Fiorella Molinelli.

Los precios

El Comercio pudo confirmar que el proceso de esta compra directa se inició la noche del 2 de julio, cuando la Central de Abastecimientos y Bienes Estratégicos (CEABE) de Essalud solicitó a un grupo de proveedores, a través de un correo electrónico, la cotización para esta compra. Nitro Medical Corporation fue uno de los que enviaron su propuesta. Ya había vendido más de 700 mil pruebas rápidas a Perú Compras por US$4 (un promedio de S/16) cada una.


“Mandamos la cotización y después de 10 días nos dijeron que se habían equivocado, que era un estudio de mercado y que no tenían presupuesto por emergencia”, señaló Pier Levaggi, gerente general de Nitro Medical Corporation, al ser consultado por este Diario. El precio que había ofrecido por las pruebas rápidas era de S/21.70, según se pudo verificar con documentación oficial.


Nitro Medical Corporation nunca más recibió una comunicación de Essalud sobre este proceso, que finalmente fue adjudicado a AINOIA. “Las pruebas actualmente en el mercado están entre 20 y 25 soles. Lo más barato ha sido 17 soles. Si lo han comprado a 35, lo ha comprado al doble”, remarcó Levaggi.

Buena suerte

Al ser consultado por El Comercio respecto a este proceso, el abogado y experto en contrataciones con el Estado, Alberto Retamozo, señaló “estamos frente a un caso sospechoso de contratación directa en estado de emergencia”. Indicó que para este tipo de compras debe realizarse un estudio de mercado previo y que “por transparencia” Essalud debería mostrar por qué ha comprado a ese precio.


El especialista consideró que se trata de un proveedor “no idóneo y sin experiencia” en la venta de estos productos. “El discurso de la emergencia está dando para muchas cosas. Esa empresa no tiene la capacidad suficiente para atender el pedido ni habiendo importado por un millón de dólares”, sostuvo.


La contraloría indicó a este Diario que ya se inició una investigación por esta millonaria adquisición. El Comercio pudo conocer que hay un equipo de control acreditado que ha hecho el acopio de “toda la información concerniente al proceso de compra de pruebas rápidas en Essalud”. Fuentes de esa entidad indicaron que el control posterior se iniciará “en los próximos días”, aunque no precisaron fechas.


El control posterior es una investigación profunda para determinar responsabilidades. Se inicia cuando, tras la recopilación de información, se considera que hay elementos que lo hacen necesario. “La situación es parecida a lo que ocurrió en el caso de Richard Cisneros y el Ministerio de Cultura, en el que la contraloría halló irregularidades con un control posterior”, indicó una fuente de la contraloría.

Essalud niega irregularidades

Hace algunos días, desde Essalud señalaron a este Diario a través de un comunicado que la contratación de AIONIA responde a que “sus precios estaban dentro del rango de costos del producto”. Indicaron que del estudio de mercado que realizaron, participaron 17 proveedores y solo dicha empresa “cumplía con los requisitos técnicos exigidos”.


Agregaron que esta compra ha sido “revisada” por el OSCE después de haberles solicitado y que el resultado del análisis concluyó que “no se advirtieron riesgos en la contratación directa”. Sobre las fechas de la orden de compra y la publicación en SEACE, indicaron que por el estado de emergencia hay un plazo de 30 días para regularizar la contratación.
Este Diario consultó al OSCE sobre la revisión solicitada por Essalud. Desde la institución indicaron que la revisión fue de oficio y que no se identificaron riesgos en la selección del proveedor o en sobreprecios. Sin embargo, precisaron que ello “no exime de que en una verificación posterior se adviertan indicios que puedan implicar una transgresión al principio de presunción de veracidad”. “No exime que puedan existir irregularidades en las actuaciones de los actores intervinientes en la Contratación”, remarcaron.


En tanto, Aionia señaló a través de un correo electrónico que cuando Essalud hizo la convocatoria de proveedores no estaban incluidos, pero que una de las droguerías que distribuye sus productos les informó de la contratación y solicitaron participar el 3 de julio. “Siete días después, nos emiten la orden de compra”, precisaron. Negaron conocer a algún funcionario de Essalud.


Al ser consultado sobre sus precios, indicaron que “la misma institución Essalud ha tenido compras por más de S/40” y que a finales de agosto le han cotizado en otra compra a S/ 18 por prueba rápida. Respecto a las importaciones previas a la convocatoria, sostuvieron que tenían un stock para el sector privado y que decidieron participar en la convocatoria porque tenían la cantidad de pruebas solicitadas. “Este proceso no requirió de una garantía ya que el total de la inversión es de parte de nuestra empresa y nuestros acreedores”, dijeron. Finalmente, aseguraron que su especialidad y principal actividad comercial -pese a que no figure así en Sunat- son los dispositivos médicos, no los calefactores; y que Essalud aún no ha cumplido con el pago.


“Nuestra representada cumplió con la entrega del total de la orden de compra en el plazo ofertado a la entidad. Siendo la fecha de hoy 24 de Setiembre y a más de 2 meses de haber entregado la totalidad del producto, Essalud aún no cumple con el pago. Nuestra empresa aún no ha recibido un solo sol de la entidad, lo que nos viene ocasionando pérdidas ya que genera altos intereses en las deudas que tenemos a nuestros acreedores nacionales y extranjeros”, indicaron.

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *