Gracias por la oportunidad de servirlos

Gracias por la oportunidad de servirlos

Hoy es el último día de mi gestión que ha marcado mi vida laboral, personal y familiar. Son dos años en que tuve el honor de presidir un Consejo Ejecutivo Nacional que estuvo a la altura de sus responsabilidades históricas, porque nos tocó no solo reunificar el Sindicato, sino también enfrentar la peor crisis sanitaria de nuestra historia con su correlato económico, político y social.

Pese a que en los primeros siete meses mi gestión no pudo disponer de ningún recurso económico, por disputas internas de las cuales se sirvió la patronal, para cortarnos la transferencia de los aportes del Sindicato, pudimos mantenerlo operativo sin mellar su representatividad, ni mucho menos su dignidad, gracias a la contribución de los dirigentes nacionales, regionales y la comprensión de nuestro leal equipo administrativo.

Diálogo

Al asumir la secretaria general, toqué las puertas de la patronal en forma reiterativa para ser escuchado por los que toman las decisiones, busqué soluciones vía el diálogo en espera de resultados y solo recibí las típicas mecidas de los cortesanos de la operadora política del nefasto Martin Vizcarra.
Ser dirigente es ser contestatario, es ser firme defensor de los derechos laborales, sobre todo ejercer el cargo con dignidad en la dirigencia nacional; no tienen cabida los genuflexos o los que aspiran entre sonrisas y fotos a ser parte de la corte de turno.

Corrupción y muerte

Las gestiones de EsSalud se han distinguido por no reconocer el rol asesor de los cuerpos médicos, fingen dialogar, pero viven obviándolos, no son reconocidos; la realidad nos ha convertido en firmes fiscalizadores y ante el abuso, la corrupción y la ineficiencia frente a la pandemia y estando en riesgo la vida de los colegas, denuncié el futuro de caos y muerte que viviríamos no solo en la Institución, sino en todo el país y no me equivoqué; hoy el Perú llora más de 200,000 muertos y entre ese llanto están las madres, las viudas y sobre todo los huérfanos.

Detención, solidaridad y trabajo

La respuesta de la organización criminal ante la veracidad de las denuncias fue asaltar el Sindicato y detenerme para acallar nuestra voz de protesta; lo que sigue ya es conocido, me mantuve firme en las protestas de los cuerpos médicos, los visité a nivel nacional en plena pandemia, llevando la solidaridad del Sindicato. Enviamos apoyo con todo lo que pudimos, hemos invertido en nuestra organización, en la capacitación de nuestros nuevos dirigentes a través de nuestra Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo; somos un referente técnico en este tema, con criterios realistas hemos fortalecido la logística de las bases del SINAMSSOP a nivel nacional, cuyo proceso debe ser continuo y personalizado.

Sueldo digno

No podemos seguir esperanzados en los bonos de buena voluntad de la gestión de turno o del gobierno, no podemos confiar en que las   mejoras económicas se darán por un acto natural de reconocimiento a nuestra capacidad profesional, por nuestra alta responsabilidad o nuestro compromiso y sacrificio social, demostrado una vez más con vidas cobradas por la vigente pandemia. Somos la mayoría una clase media vulnerable, si enfermamos o fallecemos condenamos a nuestras familias a la pobreza.

Compromiso sindical

Ya hemos reconocido la amenaza, sin embargo, aún no terminamos de reconocer nuestras debilidades, la indiferencia de los colegas, especialmente la de los jóvenes; es preocupante los amarillos que pretenden conocer los problemas institucionales y sin embargo no participan de las medidas de lucha, y tenemos el peor grupo, los que reclaman derechos al Sindicato cuando pertenecen a la planilla de funcionarios de confianza.

El paciente

Cuando se defiende la naturaleza del acto médico el que se beneficia es el paciente. Cuando se reclama por gestión transparente, el beneficio es para el paciente. Cuando reclamamos por más personal asistencial, el beneficiario es el paciente. Cuando reclamamos mejores condiciones para trabajar, el beneficiario es el paciente.

Sin embargo, el asegurado no alcanza entender que el problema de EsSalud es la gestión de turno, no entiende o no quiere entender que aquel médico que lo atiende en el consultorio o en las áreas críticas no es responsable de todo lo que pueda faltar en su hospital. Mientras que nos necesitan fingen respeto, exigen ser escuchados y en no muy pocos casos la violencia hacia los médicos es su expresión de reclamo.

El paciente no piensa que con una denuncia mal intencionada puede acabar con la vida profesional de un médico; hemos perdido el respeto bidireccional médico – paciente para vivir un estado, dónde al paciente a pesar de no saber nada de Medicina se le da la razón ante un reclamo o denuncia pública; todo para el paciente nada para el médico.

Dignidad

Tenemos que desprendernos de conductas que nos lleven a ser señalados como mercaderes de la salud, debemos trabajar para vivir decentemente y no trabajar solo para vivir. No podemos seguir viviendo pendientes de la fecha y hora de pago, no puede ser causal de preocupación si sale o no sale un bono, aparentamos vivir una vida cómoda, sin embargo, en los corredores los murmullos dicen otra cosa. Se tiene que acabar con la política del cholo barato, con el peseteo a los especialistas, nuestros médicos con 30 años de servicio ganan menos del 15% del funcionario del Estado mejor pagado.

Sin luchas no hay victorias

He terminado un último recorrido por el país y considero que es necesario preparar una medida de fuerza contundente que defienda sin vergüenza alguna una escala remunerativa que reconozca la meritocracia, las competencias, la sagrada responsabilidad de defender la vida. Sin dudas ni murmuraciones esta reivindicación remunerativa urge por ser un derecho postergado, por ser una justa retribución a nuestra función social; entre ellos, tener un sueldo que nos permita vivir decentemente sin preocupaciones.

Nuestro objetivo es vivir una vida digna a lado de nuestra familia. Nuestra misión, organizarnos para reclamar una nueva escala salarial. Nuestra fortaleza, 47 años de historia sindical, la unidad fortalecida en la acción y nuestra experiencia para enfrentar sin temor a los tiranos.

Esperanza

Estamos en tiempos muy difíciles y espero que la Navidad haya abierto en sus corazones un compás de reflexión de tolerancia, sin renunciar a nuestros principios. El año que viene significa esperanza, hagamos compromisos para ser mejores seres humanos en nuestras casas, en nuestros centros de trabajo, hagamos votos para que nuestras conductas se alejen de la indiferencia, juntemos fuerzas para defender sin miedo ni vergüenza lo justo.

Me uno a ustedes para pedir al hacedor del universo que nos conceda salud para disfrutar de las maravillas de la vida, paz social promovida por quienes gobiernan y ahora sobre todo templanza para defender lo que consideramos legítimo.

Reciban en el calor de sus hogares un próspero año nuevo lleno de salud, éxitos y felicidad.

Con aprecio,

Dr. TEODORO QUIÑONES SÁNCHEZ

Secretario General del SINAMSSOP

2020 – 2021

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *