Centros de salud debilitados para la nueva variante y la segunda ola

Centros de salud debilitados para la nueva variante y la segunda ola

El primer soporte. Para no saturar los hospitales, se necesita que las postas y centros de salud cuenten con oxígeno y rayos X para que la población acuda a esos lugares sin desconfianza. Foto: Félix Contreras/La República

Primer nivel de atención. Hace falta más oxígeno, pruebas y espacios, advierten médicos y enfermeras. Solo el 30% de los 8.000 establecimientos que hay en el Perú está en buen estado, reconoce el Minsa. Se espera repotenciar 3.500 de estos locales.

-Uno se enferma esperando.

Alberto Dávila, de 54 años, llegó a las seis de la mañana al centro materno infantil Santa Luzmila II, en Comas, y luego de cinco horas logró alcanzar un cupo para pasar por la prueba de descarte del Covid-19. Antes de ingresar, le pidió a Dios que solo se tratase de un malestar. Ya adentro, sus peticiones fueron por todos los pacientes.

“No hay médicos suficientes. Hay personas que se enferman esperando en la cola y hay otras a las que no las dejan entrar por no tener tantos síntomas. Hace poco, una señora se fue llorando”, dice el padre de cinco hijos.

Este centro de salud al que acudió Alberto figura en la lista de 160 puntos Covid-19 (lugares a donde pueden acudir las personas que tienen sospechas de padecer este mal) de Lima, publicados por el Ministerio de Salud (Minsa), solo hace un par de semanas, en su página web.

Durante su última conferencia de prensa, en la que también se anunció la presencia de la nueva variante del Covid-19 en el Perú, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, reconoció que “el primer nivel de atención está debilitado”. A nivel nacional, existen 8.033 establecimientos de salud, pero solo el 30% está en buenas condiciones, por lo que se comprometió a reforzarlos como meta para el 2021.

De acuerdo al Plan de Preparación y Respuesta ante Posible Segunda Ola Pandémica por Covid-19 (RM N° 928-2020), publicado el 9 de noviembre, la meta del Minsa es fortalecer 3.517 postas y centros de salud. Aunque ese número apenas representa el 43% del total.

En enero, según la ministra, se empezaría con un 10% de establecimientos, y en febrero con el 20% o 25%. “Tenemos una especie de cronograma para ir abriendo (los centros), pero solo me refiero a los que se encuentran funcionando ahora, que es solo la mitad del total”.

Retrasos y problemas

Sin embargo, llegó enero y el cronograma parece aún no estar listo. “Estamos abandonados. Hace mes y medio que no sacan pruebas a los trabajadores. Ayer llegaron 30 pruebas moleculares, pero no tenemos oxígeno”, asegura Javier Rojas, encargado del sistema de ambulancias del establecimiento materno al que acudió Alberto Dávila, un centro destinado para la atención de gestantes y niños, como su mismo nombre lo dice. “No está diseñado para Covid-19. Estamos contaminando a las gestantes. Parece que no ha habido un plan estratégico”, agrega.

En Comas, de acuerdo al documento del Minsa, los dos únicos puntos Covid-19 son centros de salud maternos.

grupo larepublica
Población vulnerable. Gestantes son atendidas en Comas. Foto: Félix Contreras/La República

La República también pudo comprobar que algunos de ellos no cumplen con el horario de atención informado en el documento del Minsa. Es el caso del Hospital de Apoyo de Carabayllo, que debería atender 24 horas, pero a la 1:20 p.m. su personal se estaba retirando, luego de haber completado con las 160 pruebas de descarte.

Fuentes del Minsa nos indicaron que este documento continúa en evaluación y en unos días se tendrá lista una app para que las personas puedan conocer qué locales están destinados para tratar el Covid-19.

Al menos oxígeno

Mientras Alberto debe esperar cinco días para sus resultados, en el centro de salud le indicaron una lista de medicinas que debe comprar para calmar sus síntomas. Sin embargo, no todos los pacientes llegan con leve sintomatología. Hay quienes llegan con falta de oxígeno. Y ese es el principal implemento con el que deben contar todos los centros de salud, asegura Miguel Palacios, decano del Colegio Médico del Perú (CMP).

“Nada se ha hecho. Las personas no van a centros de primer nivel porque no confían. Van directo a hospitales, mientras, ya dejaron pasar dos a tres días valiosos”, agrega y recuerda que desde hace varios años vienen recomendando al Gobierno el fortalecimiento de las postas porque, de acuerdo a sus estimaciones, el 82% de la carga de enfermedades se controlaría en estos centros de salud, para que no colapsen los nosocomios de referencia. “Deben contar al menos con un laboratorio, equipos de rayos X y, sobre todo, oxígeno”, dice.

Sumada a la carencia de equipos también está la falta de personal de salud.

En este punto, Mazzetti reveló que desde marzo solo cuentan con un 60% de médicos, pues el otro 40% debió dejar de trabajar por problemas de edad o comorbilidades. Acá existe una controversia porque habría galenos con licencia que están trabajando en clínicas.

“La ministra dice que se reforzará el primer nivel de atención, pero todo queda en un slogan. Esos 3.500 centros no son suficientes. ¿Dónde han estado todos estos meses? Se han dejado engañar por la pausa epidemiológica del virus”, manifiesta Palacios.

Hacen lo posible

En San Martín de Porres, el único centro de salud que figura en la lista del Minsa se llama México. Allí, solo hay 20 pruebas moleculares y atienden a los que llegan más temprano.

Sin embargo, el Centro de Salud Exfundo Naranjal, que no figura en la lista, pero se encuentra en el distrito, se viene preparando y aprendiendo de la experiencia vivida durante los momentos más duros de la pandemia. El establecimiento, con los implementos que tiene, viene luchando contra el Covid-19, lo que lo convierte en un ejemplo. “Tenemos tres balones de oxígeno, uno nos llegó solo hace unos días, junto con 60 pruebas moleculares y dos personas capacitadas para la toma”, precisa Jorge Escobar, director del establecimiento.

Sin embargo, también necesitan apoyo. “Nos faltan ambientes, estamos hacinados”, dice Escobar, quien, además, solicita el servicio de transporte de las pruebas, ya que son moleculares y deben ser procesadas en el Instituto Nacional de Salud (INS), o de lo contrario que les brinden pruebas antigénicas (como ya lo había anunciado la ministra), pues brindan resultados rápidos.

grupo larepublica
Atención en medio de la precariedad. Los médicos siguen atendiendo a los pacientes. Foto: Félix Contreras/La República

A reforzar las postas

“Los hospitales están copados y representan apenas el 5% de la capacidad del país. Por eso el primer nivel debe ampliar su nivel de resolutividad, no todo se debe trasladar a los hospitales, porque sería como limpiarnos las manos y luego en el hospital les cierren las puertas”, explica.

Desde el Minsa, informaron que se ha dado inicio a un ciclo de capacitaciones para mejorar el manejo del nuevo coronavirus y el proceso de vacunación, a fin de fortalecer los 8.000 establecimientos de primer nivel.

“No podemos seguir pensando en UCI ni esperanzarnos en las vacunas. Busquemos otros caminos, y eso lo puede hacer el primer nivel de atención”, sentencia el doctor Jorge Escobar.

Establecimientos de Ayacucho sin ambulancia

Valentina Fernández, serumista, se desempeña como médica en un centro de salud de la región Ayacucho. Si bien aún no contabilizan aumento de casos, teme que vuelva a ocurrir lo de hace unos meses, cuando al establecimiento llegaban pacientes con 50% de saturación de oxígeno y no contaban con ambulancia (aún no tiene) para referirlos a un hospital, pues tampoco contaban con balones de oxígeno para darles un primer auxilio.

Asegura también que ahora sí cuentan con un balón de oxígeno pero, junto con sus colegas, tuvieron que comprar uno portátil para brindar a quienes lo necesitaban.

En tanto, otro problema es que solo son seis personas que trabajan en el centro y ella hace de médica. Cuando descansa, no hay quien la supla. Tampoco hay personal de limpieza, por lo que también han tenido que pagar de su sueldo la fumigación del establecimiento.

En el distrito de Chulucanas, en Piura, el Minsa informó que se ha enviado a 15 profesionales sanitarios hasta el 21 de enero, con el objetivo de ampliar la capacidad del primer nivel de atención por Covid-19. Otras regiones tienen postas en situación precaria.

Fuente: La República

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *