OSCAR UGARTE Y LA EPIDEMIA DE LA CORRUPCIÓN EN EL SECTOR SALUD

OSCAR UGARTE Y LA EPIDEMIA DE LA CORRUPCIÓN EN EL SECTOR SALUD

Editorial

SINAMSSOP lo dijo siempre, Oscar Ugarte Ubilluz, no es la persona idónea y exenta de alguna duda para ocupar un cargo público y menos en EsSalud. Levantamos nuestra voz de protesta cuando se quiso que integrara la Comisión de Transferencia en el cambio de gobierno de Ollanta Humala a PPK. Lo hicimos porque cuando estuvo en los Hospitales de la Solidaridad, sobrevaloró los precios de los servicios de exámenes clínicos que esa entidad brindaba a la seguridad social, obteniendo millonarias utilidades a costa del dinero de los asegurados. 

De igual forma, todos recordamos su activo y triste papel de intermediario en la privatización de la salud a través de USAID y el Banco Mundial, siendo el asesor principal de Midori de Habich en el Minsa, en contra de los intereses del Estado y del derecho de los médicos; ahí están los colegas de la Federación Médica Peruana que pueden dar testimonio de los actos cuestionables de este “funcionario profesional”. 

Volvimos a reclamar apenas lo nombraron gerente central de Operaciones, poco después de haber perdido las elecciones queriendo ser congresista. Lo hicimos otra vez por sus antecedentes de gestión, la que no es técnica y no obedece a una especialidad médica, como su aparato familiar de prensa, lo sabe vender; porque recordemos que Oscar Ugarte es un médico general que ha hecho de los vínculos y amistades políticas una buena forma de vivir en cargos de confianza, superando cualquier ideología o interés político. Se ha vendido como miembro de la izquierda, pero ha estado en todas las tiendas políticas que llegaron al poder de centro y de derecha. Ha sido viceministro y ministro de Salud y hombre fuerte en el sector en la época de la “pareja presidencial” por ser muy amigo de la mamá de la exprimera dama; igualmente ha estado en los Hospitales de la Solidaridad, la Universidad San Martín de Porres, y así se ha pasado la vida hasta llegar a los 76 años ejerciendo un cargo público que en el marco de la pandemia está fuera de la ley. En suma, Oscar Ugarte ha tenido participación directa y protagonista en el manejo de la salud del país en los últimos 25 años y el resultado como todos vemos, es el fracaso y colapso del Sector. Alguna responsabilidad debe tener.

El gran negocio del oxígeno
En medio del dolor de miles de contagiados y fallecidos, entre ellos médicos, enfermeras y trabajadores asistenciales, como consecuencia del Covid-19, sufriendo el abandono del sector, por la falta de inversión, aparece una cochinada más de la gestión de Oscar Ugarte: El gran negociado del oxígeno que el benefició mediante la Resolución Ministerial 062-2010-MINSA del 26 de enero de 2010, que impuso el requisito de que el oxígeno medicinal debía contar con una concentración del 99% de pureza, para sacar del mercado a las empresas nacionales y beneficiar a dos empresas extranjeras, que venden este vital elemento en la pandemia de hoy a precios elevadísimos y que impide que muchos puedan salvar la vida. 

Lo que es peor, es que admite el hecho y lo califica como un “error”, y aduce que quizás pudieron haber “otros intereses”, queriendo decir que ignoraba todo, cuando a todas luces es un acto de corrupción que incluso está en el Poder Judicial por la práctica de oligopolio y una multa de S/ 24 millones que esta empresa se niega a pagar. Este Gobierno avala y respalda estos actos de corrupción, al haberlo nombrado ahora consejero presidencial, cuando deberían derogar dicha norma, abrir el mercado a los productores nacionales y solicitar de oficio a la Fiscalía de la Nación y la Contraloría General se le inicie un proceso de investigación. Nada de eso ocurre u ocurrirá, porque la corrupción corroe por todas partes y ya es inevitable tapar el mal hedor que inunda el ambiente. Confiamos que el Congreso de la República sabrá iniciar la investigación que corresponda.   

De otro lado, EsSalud aprovechó el bullicio y el reclamo de los colegas y gremios del sector, insistiendo en que es un “héroe de la salud”, para sacarlo del puesto en el que estaba de forma ilegal, y por el cual se contagió de Covid-19, cuando sólo fue unas horas a Iquitos en el ejercicio de su cargo y del sueldo que por ello ha cobrado. Ningún homenaje ni reconocimiento ni medallas ni nada a los colegas muertos por la pandemia y la improvisación de este Gobierno.

SINAMSSOP cumple con opinar con la verdad, porque quien dice la verdad no miente ni ofende. Demandamos a las autoridades a tener un mínimo de respeto por el sacrificio e inmolación de decenas de profesionales médicos que pierden la vida todos los días por la irresponsabilidad del Gobierno y de funcionarios de la talla de Oscar Ugarte.   

Lima, 26 de junio de 2020.